La habitación de Biel

por | 18 Feb 2019 | Decoración de habitaciones, Encargos

¿Qué tal, my bugs?

Hoy decoramos paredes. Es difícil elegir una de mis actividades favoritas dentro de mi mundo, y es que ¡¡¡me gustan todas!!! Pintar, dibujar, escribir letras bonitas, hacer scrap, enganchar, decorar, estampar, …. Pero ¿qué me diríais de pintar paredes? ¡Es lo que todo niño desea hacer! ¡Y a mí me dejan hacerlo! Así que dentro de mi “ranking top ten”, podemos encontrar, … ¡pintar paredes! SIN PALABRAS.

Pero ahora os diré un secreto; el mismo grado de ilusión que tengo a la hora de pintar una pared, lo tengo de respeto. No es lo mismo pintar un cuadro en una tela, o hacer un dibujo en un papel, ya que la tela o el papel se pueden sustituir si nos equivocamos… Pero ¿qué me decís de una pared?

El hecho de que me confiéis una pared de vuestro hogar, de vuestro territorio, para que yo le de color e imaginación, ¡no tiene precio! Esto lo eleva a una de las actividades que realizo de “mayor riesgo”. Siempre me pongo nerviosa el día anterior, pero ese puntito de adrenalina es lo que hace que el resultado sea, si cabe, más satisfactorio.

En esta ocasión le tocó a la habitación de Biel. Un precioso bebé, con unos padres encantadores que han hecho de su casa modernista un hogar perfecto para ellos tres y sus perros. A la habitación de Biel le faltaba ese toque de color, de detalles, conseguido con un “mural” completamente personalizado. A su madre le gustaba mucho nuestro caracol Baba’s y su amigo el conejo Yep, así que, con un toque de temática espacial, nos podemos encontrar a nuestros dos compis, volando por el espacio y acompañando una gran luna que preside la habitación. ¿A qué niñ@ no le gusta la luna?

Antes de pintar la habitación, les dibujé los personajes en una cartulina a tamaño real, así pudimos presentar las diferentes figuras en la pared para ver cómo quedaban y en qué lugar nos gustaba más pintarlas.

Las estrellas fueron (en la habitación de Biel) y son, en general, unos detalles perfectos para pintar, ya que nos dan la sensación de una habitación llena y a la vez, quedan muy discretas y bonitas. En este caso, las pinté de color blanco roto para que quedara bien con el techo. 

 

Y una vez pintado, ves el resultado y… ¡¡¡GUAU!!! Es una pasada. Y no porque lo haya pintado yo, sólo faltaría, si no porque una pared pintada le da un giro de 180º a la pared original de la cual partíamos. Y lo mejor de todo es que el resultado no se aprecia al 100% hasta la última pincelada.

Lo mejor de todo es que las pinturas que utilicé en esta habitación y en todas las que decoro son pinturas acrílicas, es decir, con base agua, así que son completamente inodoras, no huelen, no molesta, y el protagonista, en este caso, Biel, puede dormir en su “nueva” habitación el mismo día de pintarla.

Y como siempre agradecer a Laura, Carles y el pequeño Biel la enorme confianza depositada en mí.

 

¿Has pensat mai a donar-li color a les parets?

Res millor que un mural personalitat pel teu espai, adequat a l’estància i tot al teu gust. Sigui del color que sigui la habitació, li donem vida amb els nostres dibuixos.

Formulario de contacto

Nombre: *

Correo electrónico: *

Mensaje: *

¿Autorizas el envío de comunicaciones y novedades de sara&BUGS? *
AceptoNo acepto

(*) Campos obligatorios

Inscríbete en nuestro boletín electrónico

Recibirás toda la información de nuestras novedades y de todas las actividades que hacemos y en las que participamos!

Mediante el envío de sus datos personales llenando este formulario, confirma que ha leído nuestro aviso legal y acepta nuestra política de privacidad.






He leído y acepto la política de privacidad
            Leer más